Un nuevo medicamento en forma de crema se une al mercado de fármacos para el tratamiento de la disfunción eréctil (DE), más conocida como impotencia sexual.

Se trata de viagra en crema. Ese trata de un tratamiento tópico indicado para la disfunción eréctil que incluso puede ser utilizado en pacientes cardíacos, hipertensos y diabéticos. Siempre mediante prescripción médica.

Una revisión de estudios publicados en la revista Urology, realizada por el doctor Ignacio Moncada, jefe del Servicio de Urología del Hospital de la Zarzuela junto con la doctora Béatrice Cuzin, del Hospital Universitario E. Herriot de Lyon (Francia) ha constatado su eficacia, de un 86%. Esto es, de una muestra de aproximadamente 600 pacientes (en su segunda fase) el 83% de los pacientes que estaban diagnosticados con DE grave notó una mejoría en sus erecciones.

«Consigue un efecto rápido desde los primeros minutos, logra una rigidez entre los cinco y 30 desde su aplicación y puede durar más de una hora. Además, no interacciona con otros medicamentos, ni alimentos o bebidas alcohólicas», ha afirmado en rueda de prensa el doctor Moncada.

Su uso es fácil, ya que se aplica directamente en el pene (donde está el problema) y puede administrase minutos antes de la relación sexual, mientras que los demás fármacos tienen que administrarse una o dos horas antes.

Problema sexual infradiagnósticado

Las causas de la DE suelen ser orgánicas en la mayoría de los casos, especialmente en edades avanzadas. Por su parte, en los más jóvenes (menores de 40 años aproximadamente) suele deberse, por regla general, a factores psicológicos.

La gran mayoría de los hombres a lo largo de su vida, sufre algún problema de erección debido a ciertos factores como medicamentos, estrés o enfermedades puntuales. «Se trata de una patología asociada con la edad, y es más común en aquellos pacientes que tienen diabetes, hipertensión, problemas neurológicos, cardiovasculares, prostáticos, o de colesterol. El tabaco y el alcohol también influyen», ha explicado Cruz.

Sin embargo, a pesar de ser una de las disfunciones sexuales más frecuentes, junto con la eyaculación precoz, se trata de una patología infradiagnosticada y subtratada: tan sólo el 20% consulta su problema con el médico. «Los motivos más frecuentes son la vergüenza, sobre todo si el especialista es una mujer, los factores culturales o porque no se le da la suficiente importancia», ha advertido.

Es un patología que influye directamente en la calidad de vida de los pacientes y que genera mucho sufrimiento. Detrás de una DE hay dos personas que sufren -el paciente y su pareja- Puede existir angustia, ansiedad, problemas sociales e incluso violencia. «Personalmente estoy convencido de que detrás de muchos casos de violencia de género existen detrás trastornos sexuales», ha confesado Cruz. Por todos estos problemas, «es muy importante que los estigmas y los tabúes vayan desapareciendo y tanto pacientes como médicos aborden este tema en las consultas», han concluido los expertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *